APERTURA AL PÚBLICO
INVIERNO
MARTES A VIERNES 08:30 - 20:45 h.
SÁBADOS 08:30 - 16:30 h.
DOMINGOS Y FESTIVOS 08:30 - 14:30 h.
VERANO
MARTES A SÁBADOS 08:30 - 15:00 h.
DOMINGOS Y FESTIVOS 08:30 - 14:30 h.
LUNES CERRADO
CÓRDOBA Y LA TAUROMAQUIA

La tradición y el arte taurino cordobés tienen fundamentos de siglos. Ningún arte ha producido más arte que los toros y mayor difusión en todos los campos artísticos; en la historia, en la literatura, en la novela, en la poesía, en la pintura, en el dibujo, en la escultura, en el grabado, en la cartelería, en la música, en la prensa, en el teatro, en el cine y hasta en la gramática, al ser un arte dueño de su propio lenguaje único y peculiar que ha conseguido introducir en el léxico social.

La fiesta de los toros es consustancial a la historia de este país y por su influencia a Portugal, al sur de Francia y a Sudamérica.

Una ciudad como Córdoba, con antecedentes taurinos arqueológicos, de época ibérica y romana, con el anfiteatro más grande de España, con testimonios árabes y cristianos tras la Conquista.

Con tratadistas taurinos en el siglo XVII, y excelsos poetas como Góngora que cantan a la tauromaquia. Con cronistas taurinos, y repercusiones en América. Importantes plazas de toros, con toreros de renombre, subalternos de prestigio, rejoneadores y los 5 Califas. Excelentes ganaderías y ferias seculares, merece el que todo este legado histórico, heredado de nuestros antepasados y arraigado en la sociedad cordobesa, necesite un Museo dedicado a su memoria.

Toda la ciudad está impregnada de esencia taurina como el barrio torero de Santa Marina, lindero al antiguo matadero, las plazas de la Corredera, la Magdalena, o el Campo de la Merced, primitivos espacios donde se lidiaban toros, y el actual Coso de los Califas.

Los homenajes a nuestros toreros más significativos se entretejen por el trazado urbano, como el dedicado a “Manolete” en la Plaza de los Condes de Priego y en la Lagunilla, o a “Lagartijo” en la Plaza Vaca de Alfaro.

La tauromaquia ha formado parte de la vida cultural de la ciudad, pintores y poetas se han inspirado en la temática taurina, como Julio Romero de Torres.

La primitiva idea de crear un Museo Municipal surgió hace más de un siglo para agrupar en un mismo espacio la rica colección de objetos artísticos pertenecientes al Ayuntamiento de Córdoba, pero no es hasta 1952, cuando se aprueba la propuesta del Alcalde, Antonio Cruz Conde y Conde, de la necesidad de adquirir un edificio para la creación del Museo Local, donde se recopilen las glorias artísticas de antaño y se instale en la zona de la Judería, en las casas número 1 y número 10 de la calle Averroes, ofertadas por su propietario Enrique Salinas Anchelerga.

En el Museo tendría presencia permanente… “la artesanía cordobesa en sus diferentes variedades y aspectos, alguna de tanto relieve como la platería y el repujado, por los que tanto se interesan los numerosos turistas que visitan constantemente nuestra ciudad y también debe tener cabida en este Museo, el Arte Taurino relacionado con Córdoba…”.

Ante el conocimiento de que en el nuevo Museo Municipal de Arte Popular, iba a incorporarse una sección de Arte Taurino relacionado con Córdoba, provocó una reacción extraordinaria en aficionados, club y peñas taurinas y familiares de toreros que empezaron a hacer una cadena de depósitos y donaciones como forma de estar presentes y enriquecer los fondos museísticos. El Museo se inauguró el 28 de mayo de 1954.

Este Museo que estuvo vigente 26 años y se cerró al público en 1981 por el mal estado del edificio y sus colecciones.

Tras su restauración, el teniente de alcalde, Francisco Martín López propuso su reapertura sólo como Museo Taurino. Fue inaugurado por el alcalde Julio Anguita como Museo Municipal Taurino, el día 4 de mayo de 1983.

En el año 2005, ante el estado de degradación del edificio y de las colecciones que contenía, se cerró al público, iniciándose el proceso de rehabilitación de las casas palaciegas por los arquitectos municipales Rafael Pérez de Siles y Mª Dolores Alcaide, llevándose en paralelo, la restauración de sus fondos artísticos.

Tras 9 años de obras, el Museo Taurino abrió sus puertas el 30 de marzo de 2014 con un edificio completamente restaurado y un innovador programa museográfico adaptado a las tecnologías del S.XXI.